imagen fundacion tenochtitlan

Fundación de Tenochtitlán

La fundación de Tenochtitlán, ahora Ciudad de México, fue un hecho en donde la historia se mezcla con los mitos, dando como resultado, una gran movilidad narrativa a cada una de las etapas históricas que atravesaron estos pueblos. Antes de que los mexicas se convirtieran en la gran nación por la que el mundo entero los conoce, fueron un pueblo nómada que atravesó obstáculos nada fáciles de sortear.1

De acuerdo a la Tira de Peregrinación, los aztecas dirigidos por sus sacerdotes salieron de Aztlan en busca de la tierra prometida por el dios portentoso llamado Mexi o Tetzauhteotl, en el año 1 tecpatl o 1168 d.C.

La tribu Mexica fue la última en partir de Aztlan, después de los huexotzingas (de acuerdo a Fray Diego de Durán son tlaxcaltecas), chalcas, xochimilcas, matlazincas, tepanecas, tlahuicas y malinalcas estableciéndose en el centro del territorio que actualmente llamamos México. Todos tenían como lengua en común el náhuatl y también compartían aspectos básicos de su religión, mitos y cosmovisión.

El mismo año de su partida los mexicas encontraron la imagen de Huitzilopochtli en una cueva del cerro de Culhuacan. A partir de este momento Huitzilopochtli les indica que debían seguir solos hasta el final, y así lo hicieron, cargando la imagen de su dios y sus objetos sagrados.2

La palabra azteca era el sustantivo natural para aquellas personas que habitaban o habían nacido en Aztlán. Mexica era la palabra que definía al grupo que adoraba a Mexi o Huitzilopochtli. Por lo tanto el nombre correcto es el de mexica. Huitzilopochtli en náhuatl significa: colibrí del sur o zurdo. Esto nos remite a la creencia mexica en la cual los guerreros que morían sacrificados o en el campo de batalla se convertía en compañeros del sol por seis años para posteriormente regresar a la tierra convertidos que colibríes para la eternidad disfrutando del néctar de las flores. Por lo tanto Huitzilopochtli representa el guerrero reencarnado después de su muerte.

Mientras Huitzilopochtli dirigía a los mexicas, hubo un conflicto con su hermana Malinalxochitl (flor de hierba) debido al temor que suscitaba entre los seguidores de Huitzilopochtli pese a su amplio conocimiento de la magia y el nahualismo. La crónica Mexicayotl escrita por Alvarado Tezozómoc siglos después describía que devorada corazones humanos y que se podía retirar las piernas para volar.

Cansado de las quejas que recibía de sus seguidores, Huitzilopochtli decidió abandonarla una madrugada mientras ella dormía. Expulsada del grupo junto con algunos de sus seguidores decidieron fundar la población de Malinalco en el Estado de México.

Según el códice Aubin3 los mexicas llegaron al actual estado de Hidalgo instalándose en Coatépetl, el cerro de la serpiente cerca de la actual zona arqueológica de Tula (Tollan Xicocotitlán) en el año 2-caña: aquí se hizo por primera vez la atadura de los años. Sobre el cerro de Coatepetl se encendió el fuego en el año 2-caña4. En este lugar su dios les ordena instalarse, empezar a cultivar y represar un río que atravesaba la zona. Con el pasar de los años y gracias a las obras hidráulicas que realizaron empezaron a tener abundantes fuentes de alimento como aves lacustres, peces, anfibios entre otros.

Coatépetl poco a poco se va transformando en una pequeña ciudad con un juego de pelota, varios templos y plazas, todo a imitación de los grupos toltecas que habitaron cerca de dicho territorio teniendo su auge entre los siglos 650 y 1168 d.C. que a su vez imitaron la grandeza de la primera gran metrópoli mesoamericana: Teotihuacán, ciudad bautizada por los grupos nahuas del posclásico como La ciudad de los dioses.

Coatépec, es el reflejo (o el espejismo) de lo que será Tenochtitlan a la vez que es una imagen del origen: Aztlan/ Colhuacan.5

De acuerdo a distintas investigaciones el cerro Hualtepec o del Astillero, a escasos 30 kilómetros de la zona arqueológica de Pahñú, asiento de la cultura xajay, cuya antigüedad se calcula desde el periodo Preclásico (500 a. C. – 300 d. C.) es el denominado Coatépec.6

Después de habitar el cerro de Coatépetl por unos 20 años, se suscitó un conflicto con otra hermana de Huitzilopochtli, líder del barrio (calpulli) de Huitznahua llamada Coyolxauhqui, la adornada con cascabeles. El punto de conflicto fue que Huitzilopochtli ya fuera en forma humana o como deidad le solicitó a su pueblo que continuaran la búsqueda de la tierra prometida. Pero algunos de los migrantes deslumbrados por la belleza del lugar, creen haber llegado a su destino.

Coyolxauhqui como dirigente de su barrio se opuso a esta determinación por lo que hubo un conflicto en el cuál la opositora fue decapitada por el mismo Huitzilopochtli. A partir de este suceso histórico se establece aquí mediante esta configuración narrativa un antagonismo mitológicamente funcional entre la oscuridad y la luz, entre la Luna (Coyolxauhqui), los centzon huitznahuas y el Sol (Huitzilopochtli), el cual es redimido mediante el sacrificio de los primeros en aras del segundo.7

En el año 10-Pedernal, de Tula siguieron a Atlitlalaquian “el agua se resumía en la tierra”, donde permanecieron 11 años; en el año 8-caña pasaron a Tlemaco donde permanecieron 5 años y que es identificado con un sahumador; a continuación en el año 13 pedernal llegaron a Atotonilco, cuyo nombre derivaba del agua hirviente de sus manantiales, y a Apaxco, cuyo cono volcánico

lleno de agua les recordaba una vasija; en Zumpango levantaron un muro de cráneos, junto a Huiztepec, “el cerro de los huizaches”; de ahí pasaron a Xaltocan y cruzaron en canoas los lagos norteños de Acalhuacan.

Ya en la vertiente occidental de la cuenca lacustre, se establecieron en Ehecatépetl, “el cerro del viento”, y después llegaron a Tolpetlac, “donde se tejen las esteras de tule”; de ahí se dirigieron a Coatitlán, abundante en serpientes, y luego a Huizachtitlán, donde aprendieronde los chalcas el aprovechamiento del cultivo de los magueyes para la obtención del pulque.

Tecpayocan fue el siguiente punto del recorrido, el cual se reconoce por los cuchillos de pedernal; más tarde arribaron a Pantitlán, un resumidero en el lago que se identificaba por sus banderas; de ahí continuaron hasta Amalinalpan “agua de mallinalli”, territorio ya del señorío de Azcapotzalco, donde se les impidió seguir, por lo que regresaron a Pantitlán, para después pasar a Acolnáhuac, “donde hace recodo el agua”, y cruzar por Popotla, Techcaltitlán y Atlacuihuayan, antes de llegar a Chapultepec, un cerro en medio de un hermoso bosque, donde fueron derrotados por un conjunto de pueblos enemigos que apresaron a sus jefes guías y los condujeron prisioneros a Colhuacán, donde los victimaron. 8

En este lugar los mexicas aprendieron las costumbres de la gente del lago, y después de una guerra contra Xochimilco, de la que salieron triunfantes. Finalmente los aztecas encontraron el sitio indicado en algún lugar del lago de Texcoco y allí fundaron su ciudad. Tal isla se encontraba en donde hoy está el centro de la ciudad. De acuerdo a algunas de las crónicas, estos sucesos pudieron ocurrir el día 18 de julio de 1327 según Gongora, en al año 1318 en los Anales de Cuauhtitlán, del año 1314 al 1332 en el códice Vaticano,7 y el 20 de junio de 13258 de acuerdo con los Anales de Tlatelolco; esta última siendo la fecha más probable partieron en busca del sitio prometido para fundar en medio de unos islotes al occidente del lago de Texcoco, la ciudad de Huitzilopochtli. Más tarde los aztecas edificaron en el lugar sus templos.9 Tras el establecimiento en el islote (que pertenecía al pueblo de Azcapotzalco), los mexicas solicitaron al gobierno de Culhuacán, un “altepetl” (pueblo)10 vecino de filiación culhua que mandara a Tenochtitlán un miembro de su clase real para que dirigiera a los mexicas. Culhuacán accedió y envió a Acamapichtli, quien se convirtió en el primer tlatoani, hacia 1376.

Sin embargo, los mexicas todavía estaban parcialmente sometidos a Azcapotzalco y a su rey, Tezozómoc. Las condiciones de establecimiento fueron duras y costosas para los mexicas, quienes aprovecharon los recursos lacustres en su beneficio (fauna y flora).

tzcóatl es considerado el primer tlatoani de Tenochtitlán. Desde su independencia, los mexicas comenzaron procesos que los llevarían a engrandecer su ciudad. Entre ellos estuvo la formación de la Triple Alianza con Texcoco y Tlacopan, las guerras floridas y la conquista de los pueblos cercanos. Moctezuma Ilhuicamina el Grande, convirtió este poder en un imperio, al alcanzar sus conquistas Puebla, Guerrero, Hidalgo, Oaxaca y parte de Veracruz. Las conquistas se reanudaron a partir de 1486, cuando Ahuízotl extendió el imperio por el centro y sur del México actual. Hacia 1500, ya tras el descubrimiento de América, los mexicas eran el pueblo más poderoso de Mesoamérica y Tenochtitlán una ciudad comparable con las más importantes del mundo.11

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FUENTES

https://matadornetwork.com/es/el-largo-camino-de-los-mexicas-desde-el-mitico-aztlan-tenochtitlan/

http://neomexicanismos.com/mexico-prehispanico/fundacion-de-tenochtitlan-1325-mexicas-historia/

http://cdigital.dgb.uanl.mx/la/1080042629/1080042629.PDF

https://books.google.com.mx/books?id=Zw6WiJ6TmXkC&pg=PA345&lpg=PA345&dq=los+mexicas+en+Atlitlalaquian&source=bl&ots=1xCnuBible&sig=6fFW9sL9kgiD9UvnHaX9UMssAuc&hl=es-419&sa=X&ved=0ahUKEwixg9Lp06vbAhUBXK0KHRIdDPoQ6AEIczAJ#v=onepage&q=los%20mexicas%20en%20Atlitlalaquian&f=false

https://arqueologiamexicana.mx/mexico-antiguo/coatepetl-la-montana-sagrada-de-los-mexicas

https://es.wikipedia.org/wiki/Coatépec_(mitología)

https://arqueologiamexicana.mx/mexico-antiguo/coatepetl-la-montana-sagrada-de-los-mexicas

http://neomexicanismos.com/mexico-prehispanico/fundacion-de-tenochtitlan-1325-mexicas-historia/

https://es.wikipedia.org/wiki/México-Tenochtitlan

http://www.gdn.unam.mx/termino/search?queryCreiterio=altepetl&modulo=termino&action=search&queryEnDiccionarios%5B%5D=0&queryPartePalabra=inicio&queryBuscarEn=nahuatlGrafiaNormalizada&queryLimiteRegistros=50

http://www.famsi.org/spanish/research/loubat/Borgia/page_29.jpg

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *