imagen Frida Kahlo

Magdalena Carmen Frida Kahlo – Vida y Muerte

“Me retrato a mí misma porque paso mucho tiempo sola y porque soy el motivo que mejor conozco”. Frida Kahlo.

Magdalena Carmen Frida Kahlo cuyo nombre en Frida en alemán significa “paz”, era de baja estatura. Su tez era apiñonada, su boca carnosa y ojos grandes y negros cual bellas almendras, rematados por dos cejas tupidas, cual ave negra en vuelo.

El padre de Frida era Guillermo Kahlo, venido a México a los diecinueve años, procedente de Pforzheim, Alemania, quien llegó a ser fotógrafo del entonces Presidente de México, don Porfirio Díaz. Guillermo contrajo matrimonio con Matilde Calderón, la madre de Frida, que era mestiza. Es decir, por sus venas corría sangre indígena y española. 1

Frida fue la tercera hija de este matrimonio, sus dos hermanas mayores fueron Matilde (nacida en 1899) y Adriana (nacida en 1902); después de ellas nació su único hermano, Guillermo (nacido en 1906 y que sobrevivió solo unos días). El 6 de julio de 1907 nació Frida en Coyoacán, en la Ciudad de México y solo once meses después, en junio de 1908, su hermana menor, Cristina. Ella fue su constante compañera y la única de las hermanas Kahlo que dejó descendencia.2

La vida de Frida estuvo marcada desde muy temprana edad por el sufrimiento físico. Uno de estos infortunios consistió en una poliomielitis que contrajo en 1913. Esta primera enfermedad la obligó a permanecer nueve meses en cama y le dejó una secuela permanente: la pierna derecha mucho más delgada que la izquierda. Para su rehabilitación Frida fue animada constantemente por su padre a practicar diversos deportes, aunque algunos eran poco usuales en la sociedad mexicana de aquella época para una niña, como fútbol o boxeo.

La relación de Frida con su madre era fría y distante en comparación con la que tenía con su padre, ya que entre padre e hija había mucho cariño y cercanía. Y se hizo aún más estrecha tras la enfermedad de poliomielitis de Frida, puesto que fue su padre quien principalmente la acompañó en sus ejercicios y la guio en los programas de rehabilitación. Frida, a su vez, fue testigo de los continuos ataques epilépticos que sufría su padre como secuela de una temprana lesión cerebral. Con el tiempo, Frida aprendió a prestarle asistencia en estas circunstancias. La experiencia compartida de lidiar contra el infortunio de las enfermedades unió a padre e hija con un lazo muy fuerte de solidaridad y empatía.

En 1922 ingresó a la Escuela Nacional Preparatoria de Ciudad de México, una prestigiosa institución educativa de México, que recientemente había comenzado a admitir estudiantes de sexo femenino. Solo había 35 mujeres, de un total de dos mil alumnos.18 En ese entonces Frida aspiraba a estudiar medicina. En esta escuela conoció a futuros intelectuales y artistas mexicanos, como Salvador Novo, y formó parte de un grupo de alumnos conocidos como Los Cachuchas, llamados así por las gorras que usaban.

A este grupo sólo pertenecían dos mujeres: Carmen Jaime y la propia Frida. Los demás eran todos hombres que en sus vidas de adulto tuvieron éxito intelectual o profesional en la sociedad mexicana: Agustín Lira, Miguel Lira, Alfonso Villa, Manuel González Ramírez, Jesús Ríos y Valles, José Gómez Robleda y quien se convirtiera en su novio, Alejandro Gómez Arias. Los cachuchas eran rebeldes, se autodefinían como un grupo político, crítico de la autoridad, protestaban contra las injusticias y se movilizaban por las reformas del sistema escolar. Pero además se divertían y gastaban bromas en la escuela con gran entusiasmo. Su actividad y posición política calzaba en algún espacio entre las ideas anarquistas y revolucionarias románticas.3

El 17 de septiembre de 1925 paso algo muy grave cuando Frida se encaminaba de la escuela a su casa. El autobús en el que viajaba colisionó contra un tranvía, quedando aplastado contra un muro y completamente destruido. Como consecuencia del violento choque, Frida con 19 años sufrió heridas y fracturas mortales que la postró a la cama durante varios meses. Su columna vertebral quedó fracturada en tres partes, sufriendo además fracturas en dos costillas, en la clavícula y tres en el hueso pélvico. Su pierna derecha se fracturó en once partes, su pie derecho se dislocó, su hombro izquierdo se descoyuntó y un pasamano la atravesó desde la cadera izquierda hasta salir por la vagina. La medicina de su tiempo la atormentó con múltiples operaciones quirúrgicas (por lo menos 32 a lo largo de su vida), corsés de yeso y de distintos tipos, así como diversos mecanismos de «estiramiento».4

Poco antes de este accidente, Frida había trabajado como aprendiz en el taller de grabado e imprenta de Fernando Fernández Domínguez, un amigo de su padre que, en medio del trabajo, le enseñaba a dibujar copiando grabados de Anders Zorn.

Pero Frida no había mostrado algo más de interés especial por la pintura antes de su accidente, en cambio las actividades deportivas eran prioritarias, puesto que estas beneficiaban las posibilidades de recuperación en la batalla contra las secuelas de la poliomielitis.

El trágico accidente obligo a Frida mantenerse casi inmóvil para lograr su recuperación, por lo que la inclinación hacia el arte de pintar se convirtió para ella, en un lenguaje para recobrar su vida, donde dialogan las exaltadas emociones y sensaciones derivadas de los momentos más trascendentales que la marcaron, creando así profundas metáforas plasmadas en pinturas. En septiembre de 1926 pintó su primer autorretrato al óleo que dedicó a Alejandro Gómez Arias. En esta primera obra emprendió una dinámica que continuaría el resto de su existencia.5

Su pintura se volvía cada vez más compleja y en 1927 pintó el Retrato de Miguel N. Lira, un óleo sobre lienzo de 99,2 X 67,5 cm donde muestra a su compañero cachucha en un fondo muy particular y simbólico lleno de objetos y signos que aluden a su nombre. Apenas un año más tarde realizó el retrato de su hermana Cristina con líneas muy puras y tonos muy suaves.

Por esta época, Frida ya había comenzado a frecuentar ambientes políticos, artísticos e intelectuales. A través de Germán de Campo, un dirigente estudiantil muy admirado por Frida, conoció al comunista cubano Julio Antonio Mella quien vivía exiliado en México con su pareja de origen italiano, la fotógrafa Tina Modotti, a través de quienes Frida entró en contacto con el pintor Diego Rivera. Frida y Tina entablaron rápidamente amistad y esta última empezó a llevar a Frida a las reuniones políticas de Partido Comunista de México, organización de la que ya formaban parte varios de sus amigos cachuchas y a la que también se incorporó formalmente Frida. Diego Rivera era militante del Partido Comunista desde 1922.

En 1929 contrajo matrimonio con Diego Rivera; tres años después sufrió un aborto que afectó en lo más hondo su delicada sensibilidad y le inspiró dos de sus obras más valoradas: Henry Ford Hospital y Frida y el aborto, cuya compleja simbología se conoce por las explicaciones de la propia pintora.6

La figura de Frida y su obra son un desafío a cualquier definición absoluta porque, se prestan más a una descripción ambigüa que la caracteriza. Frida se alternaba entre esperanza y la desesperación. Le encantaba bailar y las multitudes, coquetear y seducir sin embargo, a veces se sentía miserablemente sola y rogaba a sus amigos y amantes que la visitaran o que no la “olvidaran”.7

Por ser una mujer con ideas políticas revolucionarias, incluso por ser una mujer con ideas políticas, se convierte en un símbolo para el feminismo, ya que las mujeres en aquel entonces no acostumbraban a opinar sobre el tema.

Incluso Frida, era tan visionaria que militó en el Partido Comunista y fue activista de izquierdas. Igualmente, defendió la causa de las personas indígenas en México y como parte de su sentimiento nacional, recuperó en su obra símbolos y tradiciones de México.8

Ella creó unas 200 pinturas, dibujos y esbozos relacionados con las experiencias de su vida, dolor físico y emocional y su turbulenta relación con Diego Rivera. De 151 pinturas, 55 son autorretratos.

Frida Kahlo expuso en vida en la Julien Levy Gallery, en Nueva York (1938); en la Galerie Renou et Colle, en París (1939); en la Galería de Arte Mexicano de Inés Amor, en la Ciudad de México (1940); en la Exhibición Internacional de Surrealismo, y en la Galería de Arte Contemporáneo de Lola Álvarez Bravo (1953).9

 

 

FUENTES

https://sites.google.com/site/fridakahlopintura/infancia

https://es.wikipedia.org/wiki/Frida_Kahlo

https://es.wikipedia.org/wiki/Frida_Kahlo

https://elcomercio.pe/luces/arte/ocurrio-1925-frida-kahlo-sufre-accidente-bus-375320

https://es.wikipedia.org/wiki/Frida_Kahlo

http://www.fridakahlofans.com/biobriefsp.html

http://www.pbs.org/weta/fridakahlo/life/index_esp.html

https://www.sopitas.com/632906-frida-kahlo/

http://www.museofridakahlo.org.mx/esp/1/frida-kahlo/biografia

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *